Segmentos buenos y malos. Esa es la vida. Aportes, reportes, de-portes, importes. Luz sobre papel, color al fin y al cabo.

sábado, 25 de junio de 2005

El loro, el perro y el gato

Hay una confusión en el barrio, como dice la canción. Por estos días se enfrentan de manera callada los vecinos de mi calle que tienen animales contra los que no tienen. La causa es la bulla. Es comprensible. Cuando de modo inevitable pasa un extraño frente a los jardines ladran los perros, chillan los loros, vociferan los dueños, gritan los niños y reclaman los que se molestan con toda esta bulla. Calculo que hay unos 20 bichos.

Desde las seis de la mañana o antes empieza el ladrido y la bulla. Y donde ladra uno ladran todos, incluso las loras que ya lo hacen bastante bien. Durante el día ladran porque sí o ladran porque no. Al final de la tarde, cuando llegan los amos, ladran de alegría, pues es la hora de la comida y el paseo. Y en la noche, el ladrido de las buenas noches.

"Que descanses amo", "que duermas vecino", dicen ellos.

Justo ahí, con el ladrido y el chillido de las ocho de la noche, es cuando Mefistófeles, mi gato, se desespereza con cara de aquí no dejan dormir. De un brinco visita su plato y de otro sale por la ventana. Entonces se reune con sus amigotes y amigatas y de ahí yo no sé más ni quiero saber.

Que descanses, barrio.


jhoyos

4 Comentarios:

A la/s 11:48 p. m., Blogger Nelson Enrique Quiceno Arce dijo...

En mi edificio hay una sobrepoblación de animales, muchos gatos y gatitos, perros y perritos. Los diminutivos tienen que ver con el afán de procreación de estos animales y la falta de control o incapacidad para hacerlo efectivamente por parte de nosotros los humanos. En mi apartamento hay un gato y una gata (el gatito se va para Bogotá a vivir con mi mejor amiga) y para mí personalmente es un placer cuando llega este bicho en la madrugada a despertarme mordiéndome los dedos de los pies y ronroneando efusivamente. Independientemente del gusto por los animales, es importante que tomemos conciencia de que puede llegar a ser o es ya un problema que atender.

 
A la/s 1:45 p. m., Blogger Andrés David dijo...

Es por eso que la operación (tanto para macho o hembras) es importante. No todo el mundo está preparado para mantener una mascota y no tiene idea de lo que pasa cuando se abandona una, o cuando la dejan ir. Mucho diminutivos que terminan famélicos, enfermos y mendigando.

 
A la/s 6:36 p. m., Blogger Julián Hoyos dijo...

¿Y la bulla...?

 
A la/s 3:57 p. m., Anonymous Patricia dijo...

Saben que? si Mefistófeles quisiera saldría tarareando las melodías que le encanta percibir a través de la vibración de los parlantes; quienes lo conocen saben que es un gato muy culto, pues es capaz de sentarse a escuchar música, llevando con mucho orgullo el apellido Hoyos.
Ojala y cantara, hasta villancicos, todo el año como su dueño. Un abrazo, Patty.

 

Publicar un comentario

Suscribirse a Comentarios de la entrada [Atom]

Vínculos a esta publicación:

Crear un vínculo

<< Página Principal

Clásica 88.5

www.clasica885.com

Albeiro Echavarría

www.albeiroechavarria.com

Fundación Mariana Hoyos

Fundacion Mariana Hoyos de Gutierrez

Construmecam Ltda

www.construmecam.com

Suscribirse a
Entradas [Atom]