Segmentos buenos y malos. Esa es la vida. Aportes, reportes, de-portes, importes. Luz sobre papel, color al fin y al cabo.

martes, 7 de junio de 2005

A propósito de tomates

Me parece muy bueno que en Colombia se haga un esfuerzo por rescatar y mantener las tradiciones, que muy variadas y ricas las hay. Incluso, buenísimo que se realicen festividades y eventos que nos distraigan y alegren el rato. Festivales como el del Mono Núñez en Ginebra, las Fiestas de la Neblina en Versalles, el Festival de la Bandola en Sevilla -por nombrar algunas del Valle del Cauca- y tantas otras de cada pueblo de este pais que antojan e invitan a todo el mundo se vuelven opciones de paz. Ponerse el sombrero, llenar la bota, tanquear el carro y salir corriendo a oir musiquita, saltar en la plaza y pasar rico es el común denominador. Tanto por parte de los asistentes como de las organizaciones, la inversión se justifica.

Pero la música, el chorizo y el traguito es una cosa y otra muy distinta es botar o dilapidar los recursos. En Sutamarchán, un pueblo de Boyacá, se "inventaron" este año La Tomatina, copia de las fiestas de un pueblo español de la provincia de Valencia llamado Buñol. La Tomatina de Buñol se celebra desde 1945. Cada año en agosto casi 40.000 personas se lanzan unos a otros un promedio 100.000 kilos de tomates. La diferencia, señoras y señores: España no es un país pobre y arrancado. Así digan que los que se lanzaron aquí no eran tomates aptos para la comercialización, no creo que fueran útiles sólo para el desperdicio. Fueron seis mil kilos de hortaliza.

Creo que ese tipo de expresiones medievales están mandadas a recoger en un planeta donde los recursos naturales son más escasos y valiosos cada día, donde se debe propender más bien porque más familias tengan un tomate en la ensalada cada comida. En las noticias se alcanzó a ver cómo personas de bajos recursos recogían restos de tomates del piso mientras decían que eso era pecado.

Yo no tengo muy claro lo del cielo, el infierno y qué es pecado y qué no... pero creo que aplastar seis mil kilos de tomates en el piso del estadio en un pueblo de Colombia sí es pecado.



jhoyos

0 Comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Comentarios de la entrada [Atom]

Vínculos a esta publicación:

Crear un vínculo

<< Página Principal

Clásica 88.5

www.clasica885.com

Albeiro Echavarría

www.albeiroechavarria.com

Fundación Mariana Hoyos

Fundacion Mariana Hoyos de Gutierrez

Construmecam Ltda

www.construmecam.com

Suscribirse a
Entradas [Atom]