Segmentos buenos y malos. Esa es la vida. Aportes, reportes, de-portes, importes. Luz sobre papel, color al fin y al cabo.

martes, 4 de diciembre de 2007

Habemus Navitatus

Y bien, como es tradición, ya este año hicimos la maqueta navideña u pesebre que llamamos familiarmente. Con todas las expectativas que genera el hecho de que sea el segundo pesebre y que supuestamente este año estamos más "aterrizados", con los dos pesos que nos quedan hicimos los arreglos nativiteños.

El sábado mientras Patricia y yo arreglábamos el apartamento con algunas cosillas recién compradas yo extrañaba algunos de los olores que llenan el catálogo aromático propio de estos días, y digo extrañaba porque la clave está en que todo esto se adoba con los años de armario o closet, ácaros y demás. Claro, el papel encerado, el aserrín del desierto y el musgo falso (estropajo abierto y teñido) pusieron su pequeño aporte. Además bajé al jardín y me robé unas ramas que quedaban de un árbol recién caido y que sirvieron de maravilla. Ummm... olor a tierra... ¿por qué me gusta tanto?

De lo más importante de los arreglos y preparativos, para mi, son el pesebre y los buñuelos. El pesebre porque fue el SecondLife de mi primera y más tierna infancia. Que tire la primera piedra el que no se levantó cada mañana a reubicar las ovejas, los patos y los pastores. Pues bien, ya a mi pesebre le hemos hecho varias reingenierías: alteramos y canalizamos el curso de un río para favorecer una microempresa avícola de unos pastores emprendedores. Además ya hicimos reubicación poblacional porque había un factor de riesgo en una de las laderas sobre el pueblo y este fin de semana entraremos a hacer una obra civil con componente tecnológico importante que permitirá el fácil acceso a la meseta más alta, que como manda la norma, es la más importante porque en ella está ubicado el rancho con la familia VIP (María, José y la cuna del niño Dios).



Y pues los buñuelos porque con ellos se adorna el plato de natilla, torta de pastores, dulce desamargado, manjarblanco o arequipe (por favor si hay diferencia entre estos últimos recibo posts aclaratorios), y un montón de postres, dulces y pruebas deliciosas.

En fin, con el sol decembrino entrando por la ventana, que insisto es de un amarillo diferente por estos días, entramos por los caminos de diciembre listos a recibirlos a ustedes en nuestro apartamento y destapar una de vino y dos de queso. Saludos.

Acá hay fotos del Google_PSBR.

Etiquetas:

1 Comentarios:

A la/s 5:51 p. m., Blogger MAREÑA dijo...

Bueno vamos por partes: nativite�os esa palabra hay que agregarla al dicionario, me pareci� buen�sima jajaja
Patricia se ve muy bien haciendo el pesebre, tu entrada me hace recordar aquellos viejos tiempos cuando yo era peque�a (bueno a�n lo soy)y hac�amos el paseo familiar con parrilla para asar la carne, los pl�tanos, papa salada, mazorca,envueltos de mazorca, rematando con cuajada con melao los chicos �bamos detr�s del t�o a buscar musgo, quiches, palitos, nos met�amos a las cuevas y a los t�neles, l�stima que acabamos con esa parte de la monta�a, pero era lo mejor de la navidad, eran costales llenos de vida, de tierra como dices t� y el olor ni se diga, luego en la casa a organizar el pesebre que era del tama�o de media alcoba, claro era desproporcionado, una oveja m�s grande que una casa, un campesino diminuto junto a un pato inmenso.
En cuanto a la diferencia entre arequipe y manjar blanco, por favor me corrigen las personas que saben pero creo que el arequipe s�lo lleva la leche y el az�car como ingredientes principales, el manjar blanco adem�s de esto lleva arroz, ah� el sabor, porque s� hay diferencia en el sabor, la t�cnica en preparaci�n es igual.
Ya pasar� por el apto de ustedes que no lo conozco a tomarme una de vino y dos de queso

 

Publicar un comentario

Suscribirse a Comentarios de la entrada [Atom]

Vínculos a esta publicación:

Crear un vínculo

<< Página Principal